Agoncillo (soto anejo a la desembocadura del río Leza ) – 27 Junio 2015

Volver a todas las jornadas »

 

En la trasera del aeropuerto de Agoncillo, junto a la desembocadura del río Leza, comenzamos esta calurosa jornada de limpieza junto a unos cuantos amigos de los ríos (escasos pero valientes) que se ganaron tal apelativo a base de bien…

En este punto durante las últimas crecidas el Ebro se desbordó, cubriendo la llanura de inundación, y sus efectos eran palpables no solo en el soto, sino en áreas muy lejanas de la orilla, donde se acumulaban las ramas y los residuos.

El resultado fue que recogimos una ingente cantidad de residuos de lo más variopinto: más de 50 bolsas de envases y plásticos, 10 de residuo variado, dos cubos de 120 litros envases de vidrio y numerosos voluminosos, entre ellos varios paneles enormes de chapa tipo sandwich (procederían del tejado de alguna explotación gandera o agrícola afectada por la crecida vete a saber donde…) que tuvimos que trocear para poder transportarlos.

Lo más dificultoso de la jornada fue extraer los residuos desde el soto hasta un camino paralelo donde podían acceder nuestros vehículos.  Las ortigas y la vegetación eran realmente densas y tuvimos que desbrozar varios caminos pra poder sacar manualmente las bolsas y los voluminosos.  Pero después, dado que el terreno era muy irregular, fue necesario utilizar nuestro land rover de apoyo, dado que no era posible acceder con la furgoneta de carga habitual.

Pero cuanto mayores son las dificultades, mayor es el buen humor de nuestros voluntarios.  ¡Incluso convertimos un girasol despistado en voluntario improvisado, con sus gafas y sombrero y todo!

En definitiva una estupenda jornada, con un ambiente genial y una sola pega: ¡que nos quedó mucho trabajo por hacer, incluida la propia desembocadura del Leza!

Otra vez será…