Programa “Amigos de los Ríos”

¿Qué es?

“Amigos de los Ríos” es un programa de voluntariado ambiental creado por la Dirección General de Calidad Ambiental del Gobierno de La Rioja en el año 2009 destinado al conocimiento, la conservación y la recuperación de los ecosistemas fluviales de La Rioja, así como de los elementos patrimoniales relacionados con el agua.

La filosofía de “Amigos de los Ríos” es que la población local participe de forma activa en la gestión del agua.

El programa comenzó su andadura con los valles pertenecientes a la Reserva de la Biosfera “Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama”.

En estos últimos años el proyecto ha sacado a la calle a vecinos, asociaciones, niños y mayores que juntos han tenido la oportunidad de realizar diversas tareas con el agua como hilo conductor. Se han realizado talleres sobre el ciclo del agua y actividades de voluntariado ambiental. Puede conocer las actividades que se han desarrollado en años anteriores en el siguiente enlace.

En cada municipio se ha celebrado el día “Mójate y Participa” que ha permitido medir la calidad del agua de fuentes, barrancos, arroyos y ríos, desbrozar sendas, acondicionar manantiales, limpiar residuos de ribera y recordar fuentes olvidadas.

Y este año, como sabéis nos centraremos en limpiar las riberas del Ebro, que han quedado deterioradas y con gran acumulación de residuos después de las últimas crecidas excepcionales.

amigos-de-los-rios

¿Por qué ser voluntario ambiental?

El voluntariado ambiental no es un invento moderno. Bien al contrario, es una revisión de una tradición tan antigua quizá, como las propias comunidades humanas sobre el planeta y que, en La Rioja, nos recuerda tiempos no tan lejanos en los que muchos trabajos comunes eran realizados por todos los vecinos y vecinas de cada localidad.

Ser voluntario/a significa corresponsabilizarse de nuestro entorno y patrimonio común y colaborar, juntos, para protegerlo y mejorarlo, involucrándose de manera activa. En definitiva, formar parte de la solución y no del problema.

 

Fotografías cedidas por Julio Verdú